FRÍOS NÚMEROS: DE LAS SOMBRAS A LA LUZ (4a PARTE)

-Por Roberto Zúñiga

UN DIGNO Y ALTIVO RIVAL

Amig@s de Steelers 360 y Steeler Nation México… en palabras del gran estadista Inglés Sir Winston Churchill “…El problema de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes… el precio de la grandeza es la responsabilidad”.

Penosa y dura fue la temporada de 1977 para los Pittsburgh Steelers que salieron profundamente dañados tanto en lo anímico como en lo moral.    El vestidor estaba roto, el Staff descontrolado, Noll impasible y Rooney molesto por el fracaso de una temporada que -todo mundo sabía-, debía haber terminado con un derrotero muy distinto dada la calidad del roster.   El panorama con la afición, los medios y la liga no era el mejor.   Las declaraciones, las actitudes y los desplantes de soberbia de varios jugadores durante la campaña del 77 habían sembrado tal desconfianza y animadversión que lucían difíciles de subsanar.

Chuck Noll, El Jefe Art y Dan Rooney establecen acuerdos y directrices necesarios en vista de la desastrosa temporada de 1977 comenzando por una fuerte autocrítica de los sucesos y una profunda evaluación de Noll sobre el desempeño del equipo.  El Jefe Rooney y Noll saben que debe darse un fuerte mensaje de control y autoridad al grupo trabajando muy duro para tratar de subsanar la imagen pública del equipo ante la afición, las autoridades de la liga, los medios y para con la ciudad.   Los movimientos -como cada temporada-, son naturales, pero este año será especial por el valor y significado de algunos de ellos.

El primero es un poderoso mensaje a la fracturada hermandad… NO existen intocables…  El FS Glen Edwards -quien llego en 1971 y fue pieza clave para la obtención de los primeros campeonatos incluida la intercepción final a Staubach que sello el encuentro en el SB X-, es cambiado a los SAN DIEGO CHARGERS por una 6ta ronda del draft de 1979 movimiento que es bien visto por la afición y los medios que sacude fuertemente el vestidor.   Edwards era considerado un líder de la defensa y un indiscutible titular pero Noll y Rooney no van a tolerar más amagos ni desplantes que vuelvan a comprometer el trabajo de todos.

Después, otro titular indiscutido, el G Jim Clack es canjeado en una operación que incluye también al WR Ernie Pough a cambio del G John Hicks con los NY Giants, el WR Frank Lewis es cambiado por él TE Paul Seymor a los Buffalo Bills, El FS Jimmy Allen fue intercambiado por un pick de 4ta ronda del draft del 79 y el RB Reggie Harrison, -otro héroe del campeonato del 75 en ST-, es cortado por el equipo.  

Sin embargo, el movimiento más sensible es la partida del DT Ernie Holmes quien había sido parte de la primera gran era de la CORTINA DE ACERO.  Sus problemas personales habían sido motivo de su desatención y sensible baja de juego así como también haber sido motivo del rompimiento del vestidor.   Es negociado primero a los TAMPA BAY BUCHANEERS por los picks 10mo y 11vo del draft de 1978 y ellos a su vez lo intercambiaran a los NEW ENGLAND PATRIOTS donde terminara prematuramente su carrera al final de la temporada del 78 siendo su salida sentida especialmente por sus grandes amigos Greene, White y Greenwood.

Mel Blount -quien había sido fuertemente señalado por la afición y los medios por su deslealtad a Noll y al grupo-, tuvo una muy buena temporada en 1977 siendo el líder del equipo en intercepciones con 6.   Esto le valió la oportunidad de limar asperezas con Art Rooney y un escéptico Chuck Noll, quienes entendían era necesario su talento y liderazgo en el grupo anteponiendo cualquier animadversión por lo sucedido en 77 por los mejores intereses del equipo aceptando sus disculpas señalando que fue mal influenciado para tomar malas decisiones.  El tiempo -y un comprometido Mel Blount-, les darían la razón.

El DC Bud Carson dejo también al equipo en el off season y esto marco el ascenso del DLC George Perles como DC haciéndose también cargo de la DL donde Greene y toda la defensa lo respetan y quieren, siendo en 1978 y -a todo lo largo de su gestión-, un total acierto desde el inicio.  Por su gran talento, peso moral y ascendencia, Perles será nombrado Coach Asistente de Chuck Noll en 1979.

El draft de 1978 se caracterizó principalmente porque -en los picks de trade que hicieron por sus otrora estrellas-, ninguno cristalizo.  Los que sí lo hicieron fueron:  en la 1era ronda con el pick No.22 el DB de Eastern Michigan Ron Johnson, en la 3era ronda con el pick No.76 el P de Tennessee Craig Colquitt, en la 4ta ronda con el pick No.101 el DB de Lousiana Tech Larry Anderson y en la 8va ronda el RB de Rhode Island Rick Moser quien vivirá dos épocas con el equipo saliendo en 1980 y regresando en 81.

El novato P Craig Colquitt tiene una poderosa pierna y un particular estilo de patear.  Su sincronía es perfecta y despeja dando únicamente un solo paso antes de hacer contacto con el balón siendo sumamente efectivo.

(Photo by George Gojkovich/Getty Images)

La hermandad comienza el off season limando asperezas y haciendo profundas reflexiones de lo vivido en 76 y 77.  Los capitanes y líderes Mean Joe Greene y Terry Bradshaw serán en lo subsecuente los portavoces del equipo y ambos se comprometerán por los mejores intereses del grupo dejando Greene muy en claro en un mensaje a la afición y medios de comunicación que “trabajaran comprometidos concentrados en la preparación de la temporada lejos de escándalos, distracciones y fuera de los reflectores mediáticos por el bien del equipo”.

Un acontecimiento en particular marca el off season.  El famoso “Shouldergate”John Clayton, un ambicioso reportero de prensa de Pittsburgh  -en el afán de ganar prestigio y ascender en su carrera-, observa sigilosa y furtivamente a finales de mayo una práctica (que era a puerta cerrada por órdenes de Noll), de novatos completamente equipados fuera de los tiempos señalados por la NFL y lo pública, generando una dura sanción de la liga perdiendo un pick de Draft de 2da ronda en 79 ante la impotencia de Art Rooney quien había sido de los principales promotores de esta regla cuando un suceso similar se había presentado años atrás con los Green Bay Packers.   Esto le gano a Clayton la total animadversión de la afición y de los Steelers, quienes lo exiliaron de poder ingresar a cualquier rueda de prensa, conferencia, práctica e incluso a cualquier partido aun así comprara su propio boleto.  Sin embargo, la hermandad se solidariza al seno del equipo y el incidente mediático sirvió para reforzar aún más los lazos de solidaridad con su jefe, su HC y la ciudad.

Es importante señalar que la liga cambió radicalmente en la temporada de 1978 por varias razones importantes.  La primera, la temporada pasa por primera de vez de 14 a 16 juegos de temporada regular reduciendo a 4 los juegos de pretemporada. 

La segunda, -como resultado de la impresionante demostración de Noll y Pittsburgh en la temporada del 76-, es que la del 77 es marcada por fuertes defensivas y un predominante juego terrestre que la volvió menos espectacular siendo la primera en más de 50 años con el promedio de puntos por partido más bajo de todas las eras (17.2), lo que obligo a la NFL a hacer cambios importantes al reglamento que favorecieran el juego aéreo y daba libertades a los linieros ofensivos en un intento por volver la liga más espectacular.  La regla más importante fue el indicar que un defensivo podía bloquear a un receptor elegible sólo durante las primeras 5 yardas una vez centrado el balón.   Pasadas estas, ya no se permitiría el contacto entre ambos naciendo así la INTERFERENCIA DE PASE

La prensa la bautizó como “La regla Mel Blount” para proteger a los receptores.  Al principio, hubo quejas importantes de los coaches y jugadores defensivos de la liga, más sin embargo, ninguno como los Steelers sacarían más provecho de ella asimilándola a su favor rápidamente comenzando por el propio Blount quien aprovechara esas 5 yardas para castigar e intimidar fuertemente a los receptores.    Al mismo tiempo, Chuck Noll sacara nuevamente un conejo de la chistera viendo el potencial estratégico implícito en la nueva regla cambiando radicalmente el estilo ofensivo del equipo terminando de soltar el brazo de su líder… Terry Bradshaw.

Bradshaw vivió -como nadie-, la dureza y la frialdad del carácter de Noll.  Aun así, el mismo reconocerá en los años recientes su profundo respeto y “lo duro” que se volvió su carácter bajo sus órdenes.   En 1978, Noll cambia completamente el rostro de su ofensiva siendo la primera temporada donde privilegiara el juego aéreo aprovechando la nueva regla y suelta completamente el poderoso brazo de su QB dándole un voto de absoluta confianza.  Bradshaw la traduce en la mejor temporada de su carrera.  207/368 pases para un 56.2% completos, 2915 yardas con un YPA de 7.9, 28TDP (líder de la liga) por 20int y un Rating de pasador de 84.7%, que lo llevan al final de la campaña regular a alcanzar la designación de MVP.

Por otro lado, la defensa recupera su nivel y marca una tarjeta de apenas 195 puntos permitidos a sus rivales siendo la 3era de la liga en yardas recibidas con un promedio de 260.5 por partido y no permitió -al igual que en 75-, ninguna anotación de 6 puntos durante el 1er cuarto a ningún equipo hasta el SB, donde Dallas rompe a Pittsburgh ambas rachas en el X y el XIII. 

Swann, Stallworth, Grossman, Harris y Blair se dan un festín en 78 recibiendo pases de anotación de Bradshaw llevando al equipo a ser, -no sólo los campeones divisionales-, terminan siendo el mejor equipo de la AFC y la liga con un récord de 14-2 (.875) sellando completamente la reconciliación de los Steelers con su afición y los medios nacionales e internacionales.  

Recibiendo todo el playoff en casa, el juego divisional es una victoria sobre los DENVER BRONCOS del QB Norris Weese y el WR Jack Dolbin por 10-33 con una buena actuación de Bradshaw con 272 yardas, 2TD y 1int y un inspirado John Stallworth con 156 yardas y 1TD.   La final de conferencia se juega ahora con los ascendentes HOUSTON OILERS del inconfundible HC Bum Phillips, el QB Dan Pastorini y su joven y ascendente estrella… el HF RB Earl Campbell a quienes Pittsburgh infringe una derrota humillante con total autoridad 5-34 con 200 yardas, 2 TD y 2 INT para Terry, 1 rushTD para Harris así como Swann y Stallworth con 1 TD cada uno.  La victoria los pone a la antesala del SB XIII donde -el campeón defensor y líder en varias categorías de la temporada-, con un récord de 12-4 los esperara después de haber vencido en el juego divisional 20-27 a los ATLANTA FALCONS y humillar a unos siempre contendientes y en ascenso LA RAMS 28-0… los DALLAS COWBOYS.

Amig@s, NO se puede entender la década de los 70´s sin comprender esta rivalidad y -particularmente-, lo que ambos enfrentamientos significaron.    Para muchos expertos, el SB X es el juego más brillantemente ejecutado por los Pittsburgh Steelers de los seis campeonatos que tienen en sus vitrinas.   Sin embargo, el SB XIII es reconocido por ser uno de los más espectaculares y parejos que se hayan jugado jamás.  Ambos equipos llegaron al partido como los grandes representantes de la década con 2 campeonatos en su haber cada uno.  Quién ganará el partido, se convertiría en el primero en alcanzar 3 Vince Lombardi disputándose el título de “equipo de la década”.

En sus inicios, Pittsburgh comenzó rivalidades con la vieja guardia de la liga:  Los NY Giants, Los Green Bay Packers, Los Chicago Bears en los 30´s… una estatal  y otra regional en la vieja NFL con los Philadelphia Eagles  y los Cleveland Browns en los 40´s… ambos con los Cincinnati Bengals en los 60´s.  En los 70´s -con la llegada de los Houston Oilers a la división-, construyo otra de alarido y de brillantes momentos.  Con los Oakland Raiders fueron partidos ríspidos, físicos y de antología que zanjaron la animadversión entre ellos y sus aficiones con cada juego de temporada regular, divisional y de conferencia de los que -siempre durante la década-, el vencedor en playoff del encuentro se convertía en el campeón de esa temporada influyendo poderosamente la “Inmaculada Recepción” y el “elemento criminal” que encendieron aún más esta rivalidad y que siguen generando polémica mediática y entre aficionados aun hasta nuestros días.  

Pero la rivalidad construida con los Dallas Cowboys derivaba de la más alta excelencia deportiva en su más pura expresión.  Dallas había jugado 5 de las 12 versiones anteriores del SB habiendo ganado 2 de ellas.  Pittsburgh llegaba con récord perfecto con 2 apariciones y 2 campeonatos en los últimos 4 años. 

(Photo by Focus on Sport/Getty Images)

Ambos equipos representaban 2 escuelas filosóficas diferentes aunque técnicamente similares y ambas fuertemente marcadas por las personalidades de sus HF HC´s:   Un Tom Landry que representaba una era del pasado histórico de la NFL y un Chuck Noll que era el indiscutido futuro de la liga.   Ambas franquicias cosechaban los frutos de su paciencia y constancia apoyando los proyectos de estos dos inmortales futuros miembros del salón de la fama.

El duelo de QB´s no era menos espectacular.  El SB XIII es el único -hasta la fecha-, en donde se han enfrentado dos QB´s previamente ganadores de 2 Vince Lombardi. 

El HF QB Roger Staubach fue uno de esos acérrimos rivales a los que uno aprendió a respetar y admirar.    Egresado de la Academia Naval Militar de los Estados Unidos, ganador del premio Heisman y veterano de la guerra de Vietnam, era el perfecto y disciplinado lugarteniente de un académico, estoico, metódico y controlador Tom Landry que privilegio su sistema por encima de las individualidades.   Staubach fue un maestro en el arte de extender las jugadas tras la línea y salir corriendo de ser necesario con una impresionante capacidad elusiva así como poder lanzar sobre el movimiento con precisión quirúrgica.  Su inteligencia, rapidez de lectura y adaptación sobre las defensivas rivales, lo hicieron acreedor de una temida reputación como un formidable remontador de encuentros cuando su equipo estaba en desventaja.   Fue la inspiración de futuras estrellas como John Elway y -gano para sí-, el respeto y admiración de contemporáneos consagrados como Johnny Unitas o Joe Namath.

El HF QB Terry Bradshaw siempre se caracterizó por tener un brazo muy poderoso pero no muy preciso al lanzar lo que le costó ser uno de los HF QB´s más interceptados de todos los tiempos.   Sin embargo -bajo la estricta enseñanza escrupulosa y perfeccionista de Noll-, mejoro y maduro mucho con los años.  Siendo una pieza más de un fino sistema de engranaje -y siendo forzado a asimilar un sistema de juego que no era su estilo y que al principio no comprendía-, a fuerza de duros momentos termino siendo un mago elusivo cuando la cobertura de la línea llegaba a colapsar rompiéndose la jugada y sacando pases impresionantes aguantando hasta el último momento creciéndose al castigo que los defensivos contrarios muchas veces le hicieron pagar.  No tenía problemas para salir corriendo y no rehuía al contacto dada su gran capacidad atlética y aceleración en corto.  Bradshaw también poseía un fuerte instinto asertivo para tomar decisiones aplomadas en los partidos clave para los que estaba hecho a pesar de su carácter desenfadado, infantil y egocéntrico que le costaron -no sólo muchos encuentros-, sino también perder la titularidad en muchas ocasiones durante los primeros años de su carrera.  Habiendo recorrido el camino difícil en una relación siempre marcada por diferencias con Chuck Noll, termino consolidándose como un brillante administrador de juego eficiente con el temperamento frío y calculador para los grandes partidos llegando al SB XIII en el pináculo de su carrera como el titular indiscutido siendo a su vez inspiración para futuras leyendas como Joe Montana, Jim Kelly o Dan Marino. 

La apertura del juego ofensivo con las nuevas reglas, fueron perfectamente aprovechadas por ambos HC durante la temporada del 78.  Dallas contaba con una impresionante y balanceada ofensiva con los WR´s Tony Hill, Drew Pearson, Butch Jonhson y Robert Steele, un peligroso tándem de TE´s en Billy Joe DuPree y el HF Jackie Smith, un demoledor juego terrestre encabezados por su ascendente estrella de segundo año el HF RB Tony Dorsett y el siempre peligroso Robert Newhouse.  Su línea ofensiva era encabezada por el C John Fitzgerald, el LT Pat Donovan y el HF RT Rayfield Wright

Oriundo de la CDMX, el K Rafael Septién era de los lideres anotadores de la liga y un orgullo al ser el segundo mexicano en jugar un SB después del legendario K de Guadalajara Efrén Herrera, campeón con los mismos Cowboys en 1977.  

La defensa “DEL JUICIO FINAL” no era menos espectacular y efectiva compitiendo año con año con los Steelers por ser la más dominante de la liga, todos encabezados por su estrella HF DT Randy White, el DE Harvey Martin, el DE Ed “Too Tall” Jones, los LB´s Thomas “Hollywood” Henderson, Bob Breuning, D.D. Lewis y un muy respetable perímetro encabezados por el HF FS Cliff Harris, el SS Charlie Waters y los CB´s Aaron Kyle y Benny Barnes

 

La semana previa al juego, el LB de Dallas, Thomas “Hollywood” Henderson declara que pasaran sobradamente sobre la ofensiva de Pittsburgh que esta lidereada por un “típico y torpe sureño” como Terry Bradshaw quien “no podría deletrear CAT aunque le dieras la C y la T”.   Pittsburgh se mantiene al margen de cualquier provocación y Mean Joe Greene declara a la prensa que “ellos hablaran en el terreno de juego haciendo lo suyo”.  Bradshaw por su parte, se limita a elogiar al gran equipo que es Dallas y les desea “la mejor de las suertes”.   Sin embargo, al seno del vestidor las palabras de Henderson son tomadas muy en serio por la hermandad cerrando filas de cara al encuentro.

En Las Vegas, recordarán profunda y amargamente el juego.  Ante un escenario sumamente parejo entre ambos equipos, en Pittsburgh la línea de apuestas recibidas a su favor es trazada en -3.5 por los apostadores.  En Dallas también las apuestas se disparan en favor de su equipo y en las Vegas estandarizan la línea en un -4.0 en favor de Pittsburgh.  Al terminar el encuentro -y cumplida la línea tristemente profetizada-, las casas de apuestas pierden contra la gran mayoría de las boletas emitidas pagando una fortuna a los felices ganadores en lo que se conocerá como el “Domingo Negro de Las Vegas”.

Con una nueva peregrinación al Orange Bowl de Miami, las TERRIBLES TOALLAS AMARILLAS vuelven a agitarse fieramente con la previa del juego paralizando por tercera ocasión la ciudad entera y manifestándose fuertemente dentro y fuera del Orange Bowl.  Se estima que en el estadio, había por lo menos 70 mil aficionados Steeler con boleto pagado.

A diferencia del SB X, el SB XIII será marcado por la capitalización de los errores de ambos equipos provocados por sus dominantes defensas lo que lo vuelve sumamente espectacular y de alternativas.   Al igual que el X, el XIII se resolverá hasta el último segundo del encuentro.  El Rating alcanzado por la transmisión televisiva, lo posicionara -por primera vez-, como el espectáculo deportivo más visto en los Estados Unidos consolidando el éxito comercial de la NFL.  El experimentado Referee Pat Haggerty estaría a la cabeza de la planilla arbitral para llevar las acciones del encuentro.  El legendario George S. Halas –“Papa Bear”-, será el encargado de lanzar la moneda en la previa al encuentro.

El 1er cuarto comienza con un drive prometedor para Dallas con muy buenos acarreos del RB Tony Dorsett pero -en un fallido intento de jugada reversible-, una confusión entre el WR Drew Pearson y él TE Billy Joe DuPree provocan un balón suelto recuperado por el DE John Banaszak en la yarda 47 de Pittsburgh.  El primer drive de los Steelers terminara con un profundo TDP a la doble cobertura de Bradshaw a Stallworth de 28 yardas y el punto extra de Roy Gerela 0-7 capitalizando la primera entrega de Dallas.

La siguiente ofensiva de Dallas es frenada por la Cortina de Acero provocando dos sacks a Staubach por Steve Furness y Dwight White obligándolos a despejar.  El P/QB Danny White ejecuta la patada de despeje y en la devolución, Thomas “Hollywood” Henderson recibe una brutal bloqueada del LB en ST Dennis Winston.  Será la primera de varias que recibirá por parte de Pittsburgh a lo largo del juego en respuesta a su osada ofensa a la hermandad sobre todo en ST.  Sin embargo, -durante todo el encuentro-, tendrá un duelo de golpeo con Winston, Dungy, Cole y Furness en ST sin cuartel y sin dejarse amedrentar ni por un instante. 

Bradshaw conduce el siguiente drive hasta la yarda 30 de Dallas y lanza un mal pase que es interceptado por el LB D.D. Lewis que queda corto buscando en la banda a Stallworth.

Mas tarde, Bradshaw recibe un golpe del DE Harvey Martin quien provoca un fumble recuperado por el DE “Too Tall” Jones que da pie -con menos de un minuto en el 1er cuarto-, a un drive de Staubach que iguala el marcador 7-7 con un TDP al WR Tony Hill que pierde en la marca a Donnie Shell a pesar de un blitz y un golpe del FS Mike Wagner a Staubach que alcanza a lanzar.  Septién capitaliza el gol de campo terminando así la racha de imbatibilidad de Pittsburgh en el primer cuarto de la temporada.

Al inicio del 2do cuarto, Bradshaw choca con Franco Harris y el balón queda suelto levantándolo Terry que busca improvisar un pase cuando recibe un fuerte golpe del LB Thomas Henderson que le aplica un candado, momento que aprovecha el LB de Dallas Mike Hegman quien arrebata el balón de las manos de Bradshaw y anota un pick 6 que pone el marcador 14-7 en favor de Dallas con el punto extra de Septién.  

John Stallworth recibe un pase de Bradshaw en la yarda 35 de los Steelers rompiendo la tacleada del CB Aaron Kyle y aprovecha el cruce de Grossman y el bloqueo de Swann cambiando su trayectoria de carrera de la banda derecha al centro que descontrola a los backs y profundos de Dallas convirtiendo un simple pase de 10 yardas en una anotación de 75 empatando espectacularmente el juego 14-14 en una brillante ejecución de Stallworth. 

El siguiente drive de Dallas es contenido por Banaszak, Ham y Greene quien provoca un fumble de Staubach recuperado por el liniero de Dallas Tom Rafferty viéndose obligados a despejar. 

Pittsburgh compromete el avance de su siguiente drive que culmina con Roy Gerela fallando el FG en un intento de 51 yardas que pega en el poste.  

Staubach conduce el siguiente drive desde su propia yarda 34 hasta la 32 de Pittsburgh pero es interceptado con una devolución de 13 yardas por Mel Blount quien además, recibe un golpe excesivo de Billy Joe DuPree lo que los pone en su propia yarda 45 por el castigo.   El drive terminará con un TDP de 7 yardas de Bradshaw a Rocky Blair quien salta descomunalmente para atraparlo ante la marca D.D. Lewis poniendo el marcador 14-21 en favor de Pittsburgh al término de la primera mitad.

Para el 3er cuarto, tanto Noll como Landry hacen ajustes a sus unidades más poderosas neutralizando los avances contrarios en un magistral duelo de genios estrategas defensivos. 

El K Craig Colquitte entrará a despejar por primera vez en el partido hasta el primer drive de Pittsburgh de la segunda mitad.

Sin embargo, en un regreso de patada, Dallas consigue una excelente posición de partida desde su yarda 42 y -con muy buenos pases de Staubach y juego terrestre encabezado por Dorsett-, llegan hasta la yarda 10 de Pittsburgh.  La CORTINA DE ACERO se ve obligada a defender a toda costa una crucial 3era y 3 por avanzar donde la línea ofensiva de Dallas contiene estoica la furiosa carga de la secundaria de Pittsburgh.  Un magistral y sutil engaño con la mirada de Staubach confunde al perímetro Steeler dejando completamente abierto y solo en la zona de anotación al HF TE Jackie Smith, quien tiene que frenar su carrera y componer el cuerpo ante un pase ligeramente atrasado de Staubach (aunque sumamente atrapable a pesar de lanzar contra él viento), que pasa entre sus manos y rebota en su estómago dejando ir la posibilidad de irse arriba en el marcador teniendo que conformarse con un gol de campo de Septién quien cierra el marcador 17-21 aún en favor de Pittsburgh. 

El HF TE Jackie Smith será celebre y tristemente recordado como el hombre que dejo ir los cuatro puntos que hicieron la diferencia al final del partido a pesar de su brillante carrera.  En la jugada, Larry Cole propina un fuerte golpe con el casco a las costillas de Jack Lambert al contener su agresiva embestida que es a toda velocidad (Lambert terminará jugando el encuentro fracturado).  El intento de penetración de Lambert es también factor de que Jackie Smith quedará tan suelto en la zona de anotación.

 El 4to cuarto comienza con un drive de Bradshaw desde su propia yarda 44 ganando terreno hasta que un intento de pase provoca un choque entre Lynn Swann y el DB Benny Barnes que es marcado por el Field Judge Fred Swearinger –(el mismo que dio como buena la “Inmaculada Recepción” en el 72) como “interferencia de pase” ante las airadas protestas de los Cowboys, dejando la posesión de Pittsburgh en la yarda 23 de Dallas.   Una segunda polémica se genera con la marcación de Swearinger de “retraso de juego” que hace retroceder -5 yardas a Pittsburgh pero anula un sack de Thomas Henderson sobre Bradshaw de -12 yardas.  El drive termina con una carrera de 22 yardas para anotación de Franco Harris en jugada de trampa donde se ve involucrado el Umpire Art Demmas quien accidentalmente choca con el DB de Dallas Charlie Waters quien no puede evitar la anotación de Harris que pone el encuentro 17-28.  

(Photo by Tony Tomsic/Sports Illustrated via Getty Images)

En la patada de kickoff, Roy Gerela resbala saliendo una involuntaria y descompuesta patada corta a la segunda línea de bloqueo de Dallas que un enyesado Randy White recibe sin mucho control y se provoca un fumble al ser golpeado por el DB en ST Tony Dungy que es recuperado por el LB Dennis Winston para los Steelers en la yarda 19 de Dallas.  Bradshaw -en la primera jugada-, sorprende a la defensa de los Cowboys lanzando un inesperado y quirúrgico pase elevado al fondo de la zona de anotación que Lynn Swann baja magistralmente de forma acrobática sobre la marca de Cliff Harris quien baja la velocidad -pensando que el balón va muy elevado-,  capitalizando así el error que pone el marcador 17-35 del que todos piensan que es el último clavo en el ataúd de Dallas.  

Sin embargo, Roger Staubach tranquiliza a sus huestes y los pone de nuevo en el partido con un brillante drive de 89 yardas en 8 jugadas que culmina con un TDP de 7 yardas a Billy Joe DuPree y con el punto extra de Septién se acercan peligrosamente 24-35.  

Con 2:35 aún por jugar, el LB en ST de Dallas Dennis Thurman recupera la patada corta de Septién y Staubach conduce nuevamente un brillante drive de 59 yardas que termina en un pase de anotación de 4 yardas al WR Butch Johnson acercando a Dallas 31-35 en el marcador con sólo 22 segundos restantes en el reloj. 

Dallas intenta nuevamente una patada corta que un sorprendido, nervioso pero muy concentrado Rocky Blair en ST, recupera para sellar dramáticamente el final del partido sobre la hora en favor de Pittsburgh en uno de los más electrizantes finales de juego jamás vistos en toda la historia donde vencen a un digno y altivo rival que lucho estoicamente -hasta el último momento-, vendiendo cara la derrota al igual que en 75.

Con 318 yardas, 56.66% de efectividad, 4TDP, 1int y un rating de pasador de 119.2%, Terry Bradshaw es designado el MVP del SB XIII sin discusión alguna jugando el partido completo (en 75 sale por contusión al vestidor en el 4to cuarto y el último drive lo conduce Hanratty).   John Stallworth tuvo 115 yardas en 3 recepciones y 2TD y junto con Lynn Swann con 124 yardas en 7 recepciones y 1TDP, se convirtieron en la primera pareja de receptores de un equipo en rebasar ambos las 100 yardas en un SB. 

Aunque una muy agotada CORTINA DE ACERO cede al final del encuentro tras el tremendo esfuerzo de contener los embates de Dallas en el 3ero y 4to cuartos, da también una extraordinaria demostración de fuerza y pundonor encabezados por Mean Joe Greene y Jack Lambert (quien a pesar de una doble fractura de costillas, ambos frenan y controlan tanto a Dorsett como a Newhouse presionando también a Staubach), Donnie Shell, Mike Wagner y Mel Blount (quienes vuelven invisible a Drew Pearson hasta finales del 4to cuarto), L.C.  Greenwood (quien nuevamente es la pesadilla viviente de Staubach y forzará su retiro a finales del 79), Steve Furness (juega con esquince de tobillo todo el 4to cuarto), Dwight White (con tacleadas claves sobre Dorsett y Newhouse), Loren Toews y Tony Dungy (quienes hacen magníficos relevos y dan un juegazo en equipos especiales), Jack Ham (que se consolida como el mejor LB de la liga y es el espía clave sobre Staubach), el novato Ron Johnson, y John Banaszak (quien no desmereció el apoyo cuando sustituyo a Holmes)… todos dignos de un altar con mi más sentido y profundo reconocimiento por lo hecho en el encuentro y a lo largo de toda la temporada.

Se debe ser magnánimo en la victoria y altivo en la derrota.   Por ello, es que debo reconocer que Roger Staubach da un inolvidable partido con 228 yardas, 56.66% efectividad, 3TDP, 1int con un rating de pasador de 100.4% por lo que seguramente, habría sido el MVP del juego de haber terminado diferente.  Los DALLAS COWBOYS de Tom Landry fueron un formidable rival en ambos SB´s cuya galantería y coraje en el campo de juego engrandecieron aún más ambas victorias de los Steelers consolidando así una fuerte rivalidad que aún verá un nuevo enfrentamiento en SB entre estas dos históricas y orgullosas franquicias en otra era que tampoco desmerecerá las expectativas.

La victoria alcanzada en el SB XIII dejo perfectamente claro quién era el mejor equipo de la década de los 70´s, culminando así una brillante temporada de los  Pittsburgh Steelers quienes se sobrepusieron a todo y a todos para alcanzar la gloria nuevamente en la temporada de 1978 donde muchos expertos señalaran a este equipo como una de las mejores escuadras de todos los tiempos. 

Una gran temporada en 1979 llevará a los Steelers a defender nuevamente su título en el SB XIV donde enfrentarán a un nuevo y digno adversario que había estado luchando durante buena parte de la década por alcanzar el gran juego como serios contendientes pero sin mucho éxito en las rondas de playoff.    Un rival que -fuera de los reflectores y aprovechando una muy fuerte etiqueta de underdogs-, darán una sorpresiva, memorable y dura batalla a unos experimentados y amplios favoritos Steelers en la búsqueda de su propia grandeza: Los LA RAMS del HC Ray Malavasi, el QB Vince Ferragamo, el HF OT Jackie Slater, el HF DE Jack Youngblood, el WR Preston Dennard y su estrella, el RB Wendell Tyler.    Este será el tema de nuestra próxima y última entrega por este apasionante camino de los Pittsburgh Steelers de Chuck Noll de los años 70´s que dará luz a una nueva década y un nuevo capítulo en esta apasionante historia.

Como siempre, los invitamos a participar en todos nuestros posts de Steelers 360, en la página de YouTube así como en la gran encuesta para seleccionar al equipo de Pittsburgh del centenario.  Hasta la próxima.


2 respuestas a “FRÍOS NÚMEROS: DE LAS SOMBRAS A LA LUZ (4a PARTE)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .